Connect with us

Opciones

¡Date un capricho! 5 juguetes sexuales de Platanomelón con descuento

Como conocer 951646

Ay, la pareja. Si hay un lugar donde nos sentimos dichosos e infelices a partes iguales, ese suele ser el de la pareja, fuente de felicidad y fuente de sufrimientos. Porque si algo tiene la pareja es que es un espejo en el que nos miramos todos los días y que nos devuelve lo mejor y lo peor nuestro. Uno de los grandes déficits que solemos tener a la hora de estar en pareja es el de no sentir su apoyo. El otro día me lo comentaba una clienta de coaching quien me decía que sentía que ella tenía que tirar para delante con todo lo de la casa, con su trabajo y con los buenos hijos. Sentía que no podía apoyarse en su pareja y que la responsabilidad de todo caía en ella, lo que en este momento le abrumaba e incluso le llevaba a plantearse salir de esta relación. Trabajar desde lo que nos sucede a nosotras, punto de partida En ese caso, le propuse trabajar con aquello que le estaba sucediendo a ella.

Decencia para Amador; Fernando Savater Compartir 0 Me sirvió 0 No me sirvió De qué va la ética Hay muchos tipos de conocimientos que se pueden adquirir en la vida, los hay muy interesantes pero sin los cuales se puede vivir bien, es decir, no son imprescindibles. Algunos conocimientos no son necesarios para obtener un puesto de trabajo y ganarnos la vida. Hay cosas sin embargo, que son imprescindibles saber para poder vivir: lo que nos conviene o no por ejemplo, no nos conviene bailar de un séptimo piso, ni almorzar clavos, ni pegar un puñetazo al vecino cada vez que te cruzas con él. Saber lo que nos conviene, es decir, distinguir entre lo bueno y lo malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir. Hay criterios opuestos respecto a qué debemos hacer en ocasiones: mentir o largar la verdad, ser pacífico o defendernos cuando alguien nos ataca.

Pues no ser imbéciles. Viene del latín baculus que significa «bastón»: el imbécil es el que necesita bastón para caminar. Hay imbéciles de varios modelos, a elegir: a El que cree que no quiere nada, el que dice que todo le da gemelo, el que vive en un eterno bostezo o en siesta permanente, ya tenga los ojos abiertos y no ronque. Todos estos tipos de estulticia necesitan bastón, es decir, necesitan apoyarse en cosas de fuera, ajenas, que no tienen nada que ver con la libertad y la reflexión propias. Y al revés: los hay que son linces para los negocios y unos perfectos cretinos para cuestiones de ética, para evitar la imbecilidad en cualquier campo es preciso prestar atención, como ya hemos dicho en el capítulo anterior, y esforzarse todo lo posible por aprender. En estos requisitos coinciden la física o la arqueología la ética.

Click to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.